¡Buenas y santas!

Ya habiendo visto en el artículo anterior una pequeña muestra de lo que el arte alterado tiene para ofrecer en el mundo de nuestras amadas cartulinas, muchos dirán: “Todo muy lindo, pero ¿Son las cartas alteradas legales en torneos sancionados?”  Mi respuesta inmediata sería: “Sí y no.” 

Es bien sabido que habemos diferentes tipos de individuos dentro de la fauna de “las magics”: Coleccionistas; jugadores casuales; jugadores competitivos que participan solo de torneos de restringida convocatoria (tiendas chicas), y jugadores competitivos que, además de participar de los torneos de su tienda local, asisten a eventos masivos con niveles más estrictos de reglas. Si bien para los primeros y los segundos el asunto de la legalidad de las cartas alteradas no suele despertar mayor interés (ya que la única restricción es su gusto personal), para el resto puede ser un asunto del cual dependa su acercamiento al arte alterado. “¿Para qué voy a arriesgarme a adquirir o crear cartas alteradas si puede que no me permitan usarlas para competir?”  Y es lógico que se formulen esa pregunta. Para aquellos que participan de torneos chicos, es probable que con informar al organizador del local del uso de tal o cual alteración sea suficiente para conseguir un OK, especialmente porque la gente que asiste a éste tipo de eventos suele ser casi siempre la misma y es fácil tener presente qué alteración tiene quién. El problema puede surgir a la hora de participar de eventos grandes en donde, en la mayoría de los casos, uno suele tener poco o nulo conocimiento del oponente y/o de las cartas que lleva en su mazo (tengamos presente que una carta alterada tiene su aspecto modificado, por ende y en muchos casos, puede conducir a malinterpretaciónes en la lectura del estado del juego.) Es en éste tipo de eventos en donde el uso de las alteraciónes puede complicarse,  quedando sujeto a la palabra de los jueces (generalmente del juez principal). Se sugiere anunciarle siempre a los mismos el uso de cartas alteradas en el mazo para que puedan evaluar su legalidad (llevar copias extra sin alterar es siempre una buena opción, en caso de que no pasen el “test”.)


Desafortunadamente, a la hora de evaluar si una carta modificada artísticamente es legal o no para su uso en juego sancionado, no hay manera de garantizar que ésta vaya a ser aprobada por los jueces. ¿Por qué? Es simple: Porque el determinar su legalidad es un acto subjetivo. Es así como, mientras que un juez puede dictaminar que cierta alteración no es válida en un torneo determinado, otro puede aprobar el uso de la misma en un torneo diferente.
 
A pesar de que el determinar la legalidad de una alteración queda sujeto a parametros subjetivos,  los jueces suelen basar su juicio en el inciso 3.3 de las Reglas de Torneo de Magic: The Gathering®, que a continuación transcribo en español (traducción propia, anque sospechada de extrema precisión, del texto en inglés):
 
“3.3 Cartas Autorizadas 

Los jugadores pueden usar cualquier Carta de Juego Autorizada de Magic: The Gathering de expansiones, core sets, sets especiales, suplementos, e impresiones promocionales. Authorized game Cards (Cartas de Juego Autorizadas) son cartas que, inalteradas, cumplen con los siguientes requisitos: 

• La carta es genuina y publicada por Wizards of the Coast.
• La carta tiene un reverso estándard de Magic o es una carta de doble faz (NOTA de autor: Como las impresas en el bloque Innistrad.) 
• La carta no tiene esquinas cuadradas. 
• La carta tiene bordes negros o blancos. 
• La carta no es una carta de ficha. 
• La carta no está dañada o modificada de manera tal que la pueda volver una carta marcada. 
• La carta es en otras versiones legal para el torneo según lo defina el formato. (Nota de autor: Esto se refiere a cartas de reciente impresión que puedan no ser legales en el formato jugado, como ser la mayoría de las  reimpresiones  de Commander o algunas cartas promocionales, entre otras, que no necesariamente deben ser consideradas como cartas legales en standard.)
• La carta es una proxy emitida por el juez de un torneo (ver sección 3.4 por reglas acerca de proxies). Nota de Autor: Una “proxy” es una “carta de reemplazo” que los jueces marcan para representar a una carta que debe ser reemplazada por algún motivo dado. 
 
Cualesquiera otras cartas que no sean Cartas de Juego Autorizadas están prohibidas en todos los torneos sancionados.

Las tierras básicas de Unglued y Unhinged estan permitidas en torneos sancionados de Magic. 

Los jugadores pueden usar cartas de la edición Alpha solo si el mazo utiliza folios opacos. 

Los jugadores pueden utilizar cartas que en otras versiones son legales para el formato; cartas en un idioma distinto del inglés y/o cartas mal impresas siempre y cuando no las utilizen para crear una ventaja por medio del uso de texto o arte engañosos. Hechizos promocionales textless (sin texto) y oficiales están permitidos en torneos sancionados de Magic en cuyo formato serían legales en sus otras versiones. 
 
Modificaciónes artísticas son aceptables en torneos sancionados siempre y cuando dichas modificaciónes no vuelvan a la carta irreconocible, no contengan información estratégica significativa, o contenga imágenes ofensivas. Las modificaciónes artísticas tampoco pueden obstruir o cambiar el coste de maná ni el nombre de la carta. 

El juez principal es la autoridad final a la hora de determinar una carta como aceptable para un torneo.”
Entonces, según el texto oficial previamente citado, y en lo que respecta a cartas alteradas, lo que podemos sacar en conclusión es lo siguiente:
 
La carta modificada debe seguir siendo fácilmente reconocible.
Las modificaciónes hechas a una carta no deben aportar ningún tipo de información que pueda dar ventaja alguna al jugador.
Las modificaciónes hechas a la carta no deben obstruir o cambiar el coste de maná  ni el nombre de la misma.
Las modificaciónes hechas a la carta no deben presentar contenido soez. Si dichas modificaciónes pudieran ser consideradas como inapropiadas para ser expuestas a un niño, entonces la cosa no va.
Las chances de que una carta alterada sea validada para juego competitivo son altas, siempre y cuando esta se apegue a los cuatro puntos anteriores.
 
Habiendo conversado con varios jueces y/o leído sus comentarios en artículos de Internet y/o foros, noté que algunos de ellos están rechazando (o rechazarían) alteraciónes que de hecho cumplen con los requisitos anteriormente citados, y esto puede deberse a varios factores. Uno de los motivos se debe a una mala interpretación del inciso 3.3 de las reglas de torneo, y paso a explicar brevemente:

Uno de los puntos del inciso 3.3 menciona que, para que una carta determinada sea legal, debe tener bordes negros o blancos. Existen jueces que se apegan de forma taxativa a éste punto, descontextualizandolo del resto del inciso, sin darse cuenta de que en el primer párrafo se aclara que las características mencionadas se aplican a cartas inalteradas (“unaltered” en el texto original). Esto se evidencia en la siguiente oración: “[…] Authorized game Cards (Cartas de Juego Autorizadas) son cartas que, inalteradas, cumplen con los siguientes requisitos: […]”

Entonces, lo que ése punto pretende establecer, es simplemente que una carta (en nuestro caso alterada) debe haber tenido sus bordes de color blanco o negro de forma previa a su modificación. Esto sirve especialmente para diferenciar a las cartas legales de, por ejemplo, las cartas de Unhinged/Unglued, o las de los mazos World Championship, las cuales son ilegales para juego competitivo y tienen bordes plateados y dorados respectivamente. 
 
Considero que la aclaración que hago es importante, ya que una de las formas más populares de alteración es la conocida como “extended art” (arte extendido), la cual puede presentarse como “frameless” (“sin marco”, en la que el arte se extiende sin cubrir los bordes), o como “borderless” (“sin bordes”, que significa que el dibujo se extiende hasta cubrir los bordes). Dicho tipo de alteración es muy popular  justamente por ser generalmente aceptadas sin problemas en juego sancionado debido a que en su mayoría  respetan tanto el nombre y el costo de maná, así como también el dibujo original (o al menos los elementos principales del mismo, ya que muchas veces las extensiones presentan el fondo del arte cambiado por otro, o el agregado de algún elemento nuevo.)
 
Otro punto (más subjetivo) que evidencia el hecho de que no debería ser necesario dejar el borde de la carta sin tocar, es que éste no presenta ningún rasgo relevante ni para el juego, ni a la hora de identificar la legitimidad del producto. De hecho, es muy sencillo modificar una carta cambiándole el color del borde sin que se note. Por ejemplo, es común encontrar cartas que originalmente tenían el borde blanco cambiadas a borde negro (el borde blanco no es muy popular que digamos entre los fans del juego).

Sí es cierto que, en caso de presentarse un mazo sin folios con cartas alteradas, puede que estas sean fácilmente reconocibles durante el juego debido a que muchas veces el costado milimétrico de la carta se tiñe con la pintura. El uso de folios debería bastar para evitar este inconveniente.
 
Algunos jueces también suelen rechazar cartas alteradas de criatura que evidencian una eliminación total o parcial de su fuerza y/o resistencia. Si bien esto no es mencionado como ilegal en el inciso 3.3 de las Reglas de Torneo, a mi entender, dicha obstrucción tiene grandes probabilidades de generar una falsa lectura del estado del juego, por lo cual la mayoría de los alteradores preferimos no tapar ni la fuerza ni la resistencia de las cartas de criatura. Hay que tener presente que la subjetividad a la que está sujeto un juez a la hora de evaluar una alteración no solo puede invalidar el uso de una carta, si no también jugar a favor de una mejor experiencia de juego, como en éste último caso en donde esa libertad de tener la última palabra puede salvar a más de un jugador de perder injustamente, por ejemplo, por el ataque de algún dragón del cual no se recuerde con claridad si era 5/5 o 6/6.
 
Por último, resulta necesario remarcar que no solo importa qué se incluye en una carta al alterarla, si no también el cómo. La aplicación de pintura o de cualquier elemento que modifique la superficie de una carta debe evitar que la carta pueda ser diferenciable del resto del mazo, ya sea por medio de la vista (que dicha modificación provoque una disposición distinta en el mazo debido a que la carta haya quedado más gruesa, o que sea visible su posición debido a la falta de uso de folios), o por medio del tacto (al ser manipulada, la carta no debe sentirse diferente de una sin alterar). El problema puede mitigarse mediante el uso de folios, ya que si de esta manera no se puede establecer una diferencia entre la carta alterada y el resto, no se estaría generando ninguna ventaja.)

Bueno, ésto es todo por ahora. Espero haber despejado sus dudas respecto de la legalidad de las alteraciones (están invitados a comentar y/o preguntar en case de que no fuera así), y quedan invitados a darse una vuelta por el próximo artículo, en el cual vamos a recorrer un poco los distintos tipos de modificaciones que se pueden encontrar por ahí, y quizás también la introducción de algunos de los artistas más destacados y/o con estilos más marcados.

También quedan invitados a darse una vuelta por mi galería de cartas alteradas en DeviantArt, la cual mantengo actualizada con mis trabajos: http://blackbullo.deviantart.com/gallery/
 
Un abrazo grande,
-César M. Molina (BlackBull en la comunidad de alteradores)
 
¡Ah! ¿Pensaron que me olvidaba de la perlita del día de la fecha? Claro que no… Acá les dejo un gif animado mostrando los pasos de la técnica de Eric Klug (uno de los más populares “alteradores” o “alteristas” del ambiente), la cual consiste en una transferencia de carbón (ya hablaré de técnicas más adelante, para aquellos que quieran adentrarse en la aventura del proceso de modificar las cartulis. ¡Que les aproveche! 

David de Arcilla (Clay Statue), por Eric Klug

David de Arcilla (Clay Statue), por Eric Klug
 
{fcomment}