ImageLlegamos finalmente al último libro  del ciclo de Rávnica. Al comenzar nos encontramos con un tal Evern Capobar, que realiza su trabajo de "recuperador", una buena profesión para aquellos con licencia para robar, especialmente cuando sus clientes quieren algo especial y están dispuestos a pagar para que él mismo haga el trabajo y no uno de sus asistentes. La región de Utvara ofrece sus posibilidades para los de su profesión, pero él tiene su objetivo bien definido...

tapa_dissension.jpg Guiado por sus shadewalkers (¿sombras caminantes?) llega sin problemas hasta lo que alguna vez fuera un laboratorio Izzet sobre un volcán, el Caldero, donde hace como un mes sucedieron los extraños incidentes con dragones. Dentro de éste ve que dos nephilims muy activos devorándolo todo. Pero finalmente encuentra su objetivo.  Y su contratante tenía razón, ha llegado justo a tiempo para tomar parte del cerebro de uno de los dragones mientras esté con vida (recuerden que uno de los huevos fue aplastado) .
 
Dentro de la ciudad de Ravnica, en una tienda de mascotas un teniente wojek investiga la muerte de la dueña quien está siendo devorada por las ratas que solía vender. Mientras, el mago de laboratorio (forense) y su compañera Fonn consideran varias posibilidades de lo que podría haber pasado. ¿Recuerdan a Fonn? ¿La elfa selesnya del primer libro? Pues resulta que desde el ataque de los Golgari a los Boros, éstos se han visto necesitados de ayuda de voluntarios para reforzar a los wojek, así que Fonn es sólo otra voluntaria más que divide su tiempo entre sus deberes de ledev y de voluntaria wojek. Antes de que se me olvide (es más adelante que lo mencionan), Fonn ha reemplazado su mano perdida en el primer libro con un implante de citoplasma simic.
 
En las profundidades de la antigua ciudad, en el territorio Golgari, el joven de 11 años Myczil Savod Munich se prepara para ejecutar su plan simple, efectivo, pero no letal (para decepción de su padre, el líder de los Golgari Jarad) de capturar a un grupo rebelde de zombies cuando éstos no caen debido a que se distraen por la presencia de la madre de Myczil: Fonn. La familia rápidamente recurre al plan B (destrozarlos), antes de reunirse y permitir que Myc se vaya con su madre.  Sí, Myczil es hijo de Fonn y Jarad quienes se casaron poco después del primer libro pero ahora están divorciados y se turnan para la crianza de su hijo como Golgari y Selesnya.
 
prahvspiresoforder.jpg En Prahv, el centro de poder de los Azorius, dentro de su sección de celdas, Teysa recorre los pasillos como abogada para atender a su cliente: Pierakor Az Vinrenn D'rav, conocida como Feather, el último ángel de Rávnica, quien ha sido acusada de múltiples cargos y violaciones, que incluyen un posible homicidio indirecto del líder de un gremio. Y lo más sorprendente de todo es que ella misma se entregó confesando su culpa.
 
En el camino de Rávnica a Utvara, Fonn guía a su grupo de novatos ledev en un recorrido típico de entrenamiento, durante el cual no espera tener problemas, claro hasta que se topan con un grupo de Rakdos, que a pesar de su conocido salvajismo pueden recorrer libremente Rávnica siempre y cuando no amenacen a otros. Pero en este caso no es así, poco a poco el grupo selesnya es cubierto por un humo negro y espeso hasta que caen inconscientes. Fonn despierta en el camino donde cayó inconsciente, rodeada de curiosos y restos de sus monturas, afortunadamente o desafortunadamente ninguno de los jóvenes está con ella o en pedazos. Luego de sentir la presencia de ellos a través de la canción (la conexión psíquica que tienen todos los Selesnya) logra ubicarlos rumbo a Rávnica y usa un talismán de comunicación que ella y Jarad comparten y acuerden toparse en el camino para salvar a su hijo. tasteformayhem.jpgMyc despierta en una jaula de la Rakdos y luego de comprobar que está bien amarrado, encerrado y vigilado logra a duras penas reconocer la canción de su madre y a sus compañeros en jaulas similares, por ahora están bien.

En el cielo de Ravnica, la patrullera aérea Wenslauv es la primera en ver como apareció de la nada la Parhelion, la nave voladora de los ángeles Boros que desapareció hace más de diez años (en la primera novela dicen que es Sunhome, pero en esta al parecer Sunhome es el edificio de los cuarteles generales Boros donde la nave de los ángeles se posa en tierra), la cual está en muy mal estado, sin ningún ángel a la vista y en curso de colisión contra Prahv. Así que Wenslauv envía a su compañero goblin por refuerzos mientras ella intenta detenerla. La patrullera recorre el Parhelion viendo cosas que nunca imaginó que podían pasar, el lugar está desiero excepto por los cadáveres de los ángeles con diversas heridas distintas y grados de descomposición, conforme avanza no nota el grupo de gusanos que emerge de un ángel y empieza a seguirla.
 
Caponar se dirige hacia su cliente algo molesto por que los shadewalkers vendieron parte del cargamento a Lyzolda de los Rakdos sin su permiso y no sabe si su cliente aceptará eso de buena gana. Finalmente llegan al lugar donde deben realizar el hechizo para ser transportados a la guarida de su cliente: el centro de Novigen donde Momir Vig, una elfa zombie (a quien llaman Dios-zombie) y un ser envuelto en sombras lo esperan. Luego de descubrir que fue el propio Momir quien facilitó la venta a Lyzolda observa cómo toman a sus shadewalkers como futuras sujetos de pruebas antes de dejarlo ir.

grandarbiteraugustiniv.jpgKos está seguro de que está muerto, también de que ha pasado un buen rato (aunque no sabe cuánto) como guardián en Prahv, donde algunos wojek terminan por no leer ciertas cláusulas de sus contratos. Tampoco recuerda bien su vida pasada, pero lo que sí reconoce instantáneamente es al ángel Feather cuando está siendo llevada a la corte, pero los hechizos lo mantienen en su sitio y no hay nada que pueda hacer.  Dentro de la corte de Prahv, debido a los cargos contra Feather (quien debería ser el líder de los Boros por ser el único ángel), el tribunal está compuesto por Kel un santo viviente loxodon de los Selesnya, Nodov el comandante general de los wojek quien ha asumido el rol de líder de los Boros y el propio Augustin IV líder de los Azorius. La primera pregunta es dónde están los ángeles, la respuesta es que con la excepción de ella, están muertos.

  El interrogatorio de Feather lleva a la revelación de que Agyrem, el lugar a donde van los espíritus de los muertos, sí existe y que los ángeles lograron alcanzarlo. Luego lleva a la discusión de que mucho antes del Pacto, Rávnica era visitado por seres de otros planos que de pronto dejaron de venir y desde entonces los ángeles han tratado de averiguar por qué. Para eso construyeron el Parhelion con el cual descubrieron que a cierta altura de Rávnica la existencia termina y finalmente (el día que desaparecieron los ángeles) lograron alcanzar Agyrem. Feather se quedó atrás (recuerden que por razones desconocidas estaba trabajando con los wojek como castigo) y cuando por fin pudo alcanzar a los ángeles a través del extraño fenómeno que existía sobre el Caldero en Utvara vio que los espíritus estaban en guerra contra los ángeles. ghostquarter.jpg
 
En la narración de Feather, cuando logró encontrar el Parhelion los ángeles todavía resistían y logró evadir a algunos espíritus para lograr entrar y hablar con Razia. Ella la confronta duramente ya que ella ayudó a Kos a destruir el Pacto deteniendo a Szadek, mientras trata entender esa revelación el propio Szadek ataca. Sorprendentemente, a pesar de que los ángeles son casi indestrutibles en Rávnica, aquí parece que son vulnerables como los demás.  Szadek empieza fácilmente la carnicería y demuestra que definitivamente se ha recuperado de su deplorable estado cuando Kos lo arrestó y además se burla diciendo que él sólo está cumpliendo con su parte del Pacto y que por un tiempo pensó que Razia no caería en su trampa, la cual le costó mucho trabajo, permitiendo que los arrestaran y todo eso.

Fácilmente hiere a Razia y le permite huir riéndose maquiavélicamente. Mientras huyen Razia le explica a Feather que para Szadek es muy simple controlar a los espíritus de Agyrem y que sólo quiere destruirla a ella; Feather debe aprovechar y huir para advertirles a los demás gremios la nueva amenaza. Al final Feather acepta y lo último que logra ver es a Szadek empalar a Razia con su propia espada llameante. Durante todo este tiempo Feather ha estado huyendo de los espíritus por todo Agyrem, hasta que hace una semanas el llamado de Kos en el momento de su muerte le permitió atravesar el extraño fenómeno celeste de nuevo y volver a Rávnica.

 
azoriusherald.jpgRepentinamente Kos está... ¿vivo? En la corte y con su memoria intacta. Al parecer está dentro del cuerpo de un Azorius y ahora es un avatar que servirá para detener a Szadek ya que es su culpa (aunque no intencional) que el Pacto esté en riesgo. Los Dimir (y hasta cierto punto los Rakdos) tienen el papel de tratar de destruir el Pacto, y mientras exista una fuerza para ello, existirán fuerzas que lo mantengan unido, por lo que en el ataque de Szadek a Mat'Selesnya la magia del Pacto le ayudaba a destruirlo, y al mismo tiempo le ayudaba a Kos a detenerlo, pero la victoria de Kos terminó de "eliminar" a los Dimir, desbalanceando y rompiendo así la magia del Pacto. Kos finalmente acepta su nuevo encargo y traen a Capobar quien testifica que él cree haber visto a Szadek en Novigen, así que ya tienen su primera pista.

En el Parhelion, Wenslauv ha logrado hacer que el único ángel que queda con vida en la nave, Razia, le ayude a tratar de pilotar la nave. Desafortunadamente la mayoría de los controles ya no sirven y ella no logra evitar el inminente choque contra el Prahv.