ImageDurante la Invasión Phyrexiana (liderada por Yawgmoth, El Innefable, Dios y amo del plano artificial de Phyrexia), el caminaplanos Teferi y la artífice Jhoira, ambos antiguos discípulos en la Academia Tolariana decidieron que no querían arriesgar a sus naciones de Zhalfir y Shiv (respectivamente) en la guerra, así que idearon un hechizo para desplazaron dichos continentes de fase (o sea, removerlos de la continuidad del tiempo y el espacio, en el juego se representaba con la habilidad Phasing) para luego regresarlos a Dominaria una vez acabada la guerra. Su plan tuvo éxito y desde entonces no se volvió a saber nada de ellos. 

 

tapatimespiral.jpg
En algún lugar fuera de fase, en el laboratorio de Jhoira, ella trabaja como siempre en algún diseño nuevo y meditando un poco sobre su situación actual, cuando Teferi se comunica con ella y empiezan a hablar acerca de que Shiv está regresando a Dominaria, pero luego de haber removido el continente el mundo asimiló el cambio y ahora Shiv ya no encaja perfectamente dentro del mismo y su regreso podrá ocasionar desastres que podrían destruirlo. O sea, es como haber cortado un pedazo de una taza y dejado unas marcas, que con el tiempo se repararon, pero ahora que se va a recolocar la pieza, ésta no cabe perfectamente y ocasionará más quiebres. Sin embargo, no todo está perdido, Teferi cree que puede desarrollar un método para disminuir el impacto y lograr que Shiv regrese sin que se produzcan catástrofes, pero primero necesita estudiar otros casos similares para ver qué pueden aprender para prepararse y su primera parada es el bosque de Skyshroud.
 
Dicho bosque fue colocado ahí por la caminaplanos Freyalise, quien a través de los milenios se ha caracterizado por auto-declararse deidad de los bosques y elfos. Durante la historia de la Invasión, ella toma al bosque de Skyshroud de Rath y lo teletransporta al continente de Keld para ponerlo a salvo. Eso fue más difícil que lo que ellos están haciendo, por que el bosque no era de la zona y no cabía. Sin embargo, Keld es una región famosa por la brutalidad de los guerreros (llamados Keldon) y Freyalise siempre ha motivado en sus territorios leyes anti-inmigrantes y los elfos siempre han tenido instrucciones de advertir a los extraños de retirarse o ser atacados, por lo que Jhoira insiste en que deben ir acompañados de guardaespaldas (dos humanos de la tribu Ghitu y dos viashino).
 
Al llegar, lo primero que notan es que no están en el bosque, sino en una playa de Keld, por que Teferi afirma que hay algo que le está dificultando 'caminarlos' (los caminaplanos 'caminan' entre planos y dentro de un mismo plano, esto como una teletransportación, pero distinto y una de sus principales características, sólo los caminaplanos pueden 'caminar' lo demás se considera como una teletransportación), hasta el bosque (suponen que una protección de Freyalise), sin embargo empiezan a notar cosas extrañas: por los restos de la zona y la vista, parece que están en lo que alguna vez fue el puerto más activo de Keld que ahora no es más que ruinas; las montañas parecen haber estallado desde adentro y perdido sus puntas; y lo más extraño de todo, no pueden sentir el maná de las tierras que los rodean. Así que Teferi le da a cada uno un pendiente del cual pueden extraer maná rojo y empiezan a dirigirse hacia el bosque. En el camino se topan repentinamente con un extraño disturbio, que parece ser un espejismo que se expande y del cual emergen unos bárbaros que luego reconocen como Kelds de hace muchos años; extrañado por ese efecto, Teferi los congela en su sitio y se retira a las Eternidades Ciegas (mi traducción de Blind Eternities, un punto entre los planos desde el cual se viaje entre los planos).
 
teferi_mage_of_zhalfir.jpgTeferi empieza a meditar y tratar de descubrir la causa, pero entonces Freyalise lo contacta y le dice que no quiere hablar con él ni ayudarlo a corregir su error. Desde la Invasión de hace 300 años, ella ha aprendido más a cuidarse sola y a los suyos; esto deja perplejo a Teferi, quien hasta ese momento había creído que sólo habían pasado 100 años. Freyalise se retira y le advierte que no se acerque. Teferi regresa con Jhoira (extrañamente, apenas se fue su hechizo se deshizo y los bárbaros los atacaron) y le comunica lo que pasó, le dice que no tendrán la ayuda de Freyalise, pero que basta con ver el bosque y sentir cómo lo hizo y el impacto que tuvo.
 
Ya cerca del bosque, empiezan a notar más cambios, el bosque tampoco posee una fuente de maná y los árboles se encuentran débiles, además se puede ver una grieta de energía en el centro del bosque. Apenas entran un grupo de elfos se acercan (los cuales son todos famélicos, tal como se ven en las cartas de la expansión) y les advierten que por orden de Freyalise deben alejarse. Mientras discuten que sólo están de paso y que no pretenden quedarse, un grupo de bárbaros (distintos a los de antes) los atacan y aunque los elfos no quieren su ayuda, Teferi planea que si logra ahuyentarlos hasta la costa, tal vez Freyalise los ayude, pero ella inmediatamente aparece frente a él y le dice que no será así y cuando ella le tira un hechizo, se escucha un estruendo, la ruptura se alborota y ambos son tirados lejos.

undyingrage.jpg Desde otra parte del bosque, la elfa Radha (quien a diferencia de los otros elfos no está demacrada y posee un físico superior) observa el pequeño intercambio y planea su siguiente movimiento, esta vez esperará a los keldon falsos y a su líder, luego lo atacará frente a frente y al fin lo derrotará y podrá reclamar sus derechos. Poco a poco observa la batalla y decide que ya es hora de actuar.
 
Teferi se encuentra de pronto flotando sobre el bosque y Freyalise aparece ante él. Empiezan a hablar sobre lo que pasó (Freyalise intentó 'caminarlos' a otro lugar para tener un duelo de caminaplanos, pero ambos sufrieron un dolor considerable y no fueron a ninguna parte) y se lo atribuyen a la grieta, que apareció en cuanto ella trajo al bosque y parecía estar cerrándose sola, hasta que Karona apareció en Otaria. Luego de ello ésta empezó a succionar el maná de la tierra y más bien ha crecido. Continúan hablando y Freyalise le informa que los bárbaros que los están atacando no son Keldon, sino Gathan (en honor a un biólogo de Tolaria que estaba trabajando en crear una especie de guerreros, y luego abandonó la Academia y se fue a Keld donde creó esa sub-especie que se creía haber sido derrotada), los cuales derrotaron a los Keldon y ahora han tomado control del resto del continente. Finalmente Teferi confiesa que tiene un gran rompecabezas ante él y ninguna pieza encaja; pero entonces nota a Radha y exclama: "Ella sí encaja".
 
Radha se une a la batalla y le dice a los elfos que se retiren. Teferi la observa y Freyalise le informa que ella es tanto una elfa de Skyshroud como una guerrera Keld (más adelante queda claro que su abuelo era Keld y su abuela elfa), y Teferi afirma que él la necesita, aunque no tiene la chispa de caminaplanos, hay algo en ella distinto (principalmente debido al hecho de que ella no extrae el maná de la tierra, sino de la fisura misma). Freyalise le dice que no insista que ella está bajo su protección, al final logra convencerla de que él puede lograr algo para todos si logra llevársela un tiempo (sólo si ella acepta) y que será libre de volver cuando quiera.

ignitememories.jpgLos Gathan la atacan de uno en uno, burlándose de ella como la loca elfa que se cree una Keld, finalmente el líder (llamado Greht, quien aparece en el arte de Ignite Memories) la ataca y justo antes de matarla, Teferi aparece e insiste en que terminen su pelea y se retiren (lo cual no hacen), lo próximo que Radha observa es a los bárbaros huyendo y desaparecer de pronto. Le pregunta a Teferi a dónde los envió y él simplemente responde que de vuelta a su campamento, la batalla de hoy ha terminado y él necesita de ella para algo. Ella simplemente lo ignora y empieza a correr por lo que Teferi le dice a los demás que la atrapen y los viashino le bloquean el paso, ella los ataca y usa su magia, pero ésta más bien alborota a los saprolines (en esta ocasión los describen como plantas carnívoras que se dedican a matar y absorber cosas) y fragmentados que andan cerca. Teferi los deja encargarse de ellos y la sigue hacia las montañas.

 

Radha se dirige rápidamente con la convicción de que podrá alcanzar a Greht y derrotarlo en combate, Teferi la contacta telepáticamente y le dice que es una necia que nunca logrará derrotarlo a menos que logre aislarlo de sus hombres (él es un jefe militar que utiliza magia para aumentar la fuerza de sus hombres y la suya propia, en términos de juego es como si diera +X/+X a cada guerrero, incluyéndose a sí mismo, donde X es el número de guerreros) o formar un ejército propio, de tal forma que ella tenga una ventaja similar. Ella insiste en que no quiere la ayuda de Teferi y que la deje en paz, él se retira y le dice que lo puede llamar en cuanto quiera. Ella continúa hasta llegar a una aldea en estado de abandono donde encuentra a un niño que ha sido cegado y marcado con cicatrices mortuorias (una costumbre Keld, sirven para dignificar o humillar a los cadáveres de los guerreros) que significan "Blanco" (o objetivo) por los Gathan, ella le da una espada y al retirarse es atacada por los aldeanos que suponen que ella es una Gathan. Logra liberarse y antes de que empiece a pelear con ellos, de pronto todos se encuentran paralizados.
 
Ella reconoce que es obra de Teferi y le dice que la suelte y él responde que no, él simplemente le está ofreciendo ayuda que ella se niega a aceptar. Finalmente la convence diciéndole que él la puede llevar a conocer la Montaña (nótese la mayúscula) y la Necrópolis de Keld, lo que al fin la convence. Primero van a la Necrópolis donde ella ignora a Teferi y se dirige directamente a la tumba de Astor (quien era su abuelo y fue famoso por sus 3 armas y la batalla de Bogardan), donde ella toma las 2 dagas que encuentran (la tercera no está, y al parecer tienen el poder de generar o canaliza fuego por sí mismas) e insiste en que ya deben irse. Teferi insiste en que deben ver el Libro de Keld, donde está anotada toda su historia, ella dice no estar interesada y Teferi insiste en que DEBE conocerlo y la lleva a la cámara donde lo guardan y aunque ella se niega a verlo o "tomarlo" como suyo, Teferi rápidamente lo lee y memoriza.
 
La siguiente parada es la Montaña, donde una vez más, ella ignora a Teferi y se empieza a escalarla, ya que el ritual Keld para jefes militares consiste en que suban y bajen toda la montaña sin ninguna ayuda (si sobreviven es que son aptos), en el camino Teferi le insiste en que no tiene sentido en que haga la escalada, ya que no tiene un ejército y esa no es la solución, de acompañarlo ella descubrirá cosas que sí le serán útiles, ella insiste en que no lo necesita y finalmente Teferi se cansa (ya era hora, si por mí fuera yo la hubiera matado hacía horas, convertido en un zombie programado para obedecerme y seguir adelante) y le dice que ella no tiene opción. Inmediatamente ella lo ataca metiéndole una daga por el cuello hacia el cerebro y al creer que lo ha matado, lo deja ahí y se retira.

Por su parte, Teferi medita de lo inútil y tonto que ha sido todo esto mientras reconstruye su cuerpo (afirma que durará bastante, ya que se ha acostumbrado demasiado a su apariencia humana y eso lo ha vuelto vulnerable) y reconoce que se ha equivocado de enfoque con ella. Radha ahora se dirige hacia una caravana Gathan que transporta madera hacia el campamento central y su nuevo plan es destruirla, liberar los esclavos y quemar la madera (aunque al final decide invertir el orden). Su plan fracasa ya que es descubierta mientras implanta unos hechizos para quemar la carga y es rápidamente rodeada por guerreros y el líder de la caravana empieza a pelear con ella y a dominarla (en la pelea pierde una de las dagas). Una vez más cuando está a punto de ser asesinada (en este caso a latigazos), Teferi la contacta y la salva.
 
Al fin, Teferi a dejado de lado el pacifismo y manda un mensaje totalmente claro. Toma control del líder y manda un latigazo a tres guerreros y dice estar harto, cansado y enfermo de todo esto, ÉL está en medio de un plan para salvar el mundo y ya no va a andar con rodeos (hace explotar a los tres que hirió) y ordena a los demás que se larguen de vuelta con Greht, le digan que ahora Teferi Caminaplanos domina Keld y no va a tolerar más de lo mismo, como ninguno se mueve hace estallar a uno más. Finalmente le dice a Radha que lo mismo aplica a ella y debe decidir ya si lo acompaña o no, ella le pregunta si en el libro está la respuesta de por qué no puede derrotar a los Gathan y él le responde que sí, finalmente (al fin) ella acepta con la condición de que se lo tiene que decir y luego de ello ella volverá por Greht.
 
Teferi 'camina' de vuelta al bosque y finalmente, todos 'caminan' el viaje a Urborg para estudiar otro evento similar. Para aquellos que no sepan, Urborg es un pantano donde los Phyrexianos llevaron a cabo una parte importante de su plan, lograron implantar la Fortaleza de un pequeño plano artificial llamado Rath (que estaba bajo su control) dentro del pantano, para así tener un centro de operaciones dentro de Dominaria. Como en el caso de Skyshroud, era algo más difícil de lo que Teferi debe hacer (en este caso ni siquiera había un caminaplanos ayudando en el proceso, pero fue algo que duró cientos de años en preparar) y puede aprender mucho con sólo ver la zona y/o reclutar a alguien como Radha que pueda manipular la fisura.
 
Dentro del pantano, hay poco maná dentro de la tierra (aunque es cuestión de tiempo para que se agote) y se encuentra todo con una degradación aún más peligrosa de lo normal (eso sin mencionar los restos de la Invasión por todas partes). La ruptura es igual pero distinta a la de Skyshroud.
 
En otra parte del pantano, Venser se encuentra revisando rápidamente su artefacto antes de que los cazadores de los claros (gladehunters?) de Lord Windgrace (un caminaplanos que también participó en la Invasión) lleguen a destruir a su artefacto y a él, ya que está prohibido construirlos. Apenas logra sacar la piedra de poder (son como unos cristales que son capaces de usarse como fuente de energía) antes de que lleguen unos dos mounstros (por la descripción, me parece que son dos nantuko) y dos slivers de Windgrace, mientras planea como escapar, escucha una voz que lo guía (aunque sabe que no es prudente confiar en esa clase de voces, no le queda de otra) y cuando está a una distancia prudente observa a unos guerreros encargarse de los monstruos.
 
Ya a salvo (y luego de que Venser se desmaya, Teferi y Jhoira aparecen y se introducen, diciendo ser exploradores interesados en conocer la Fortaleza. Conforme avanza la conversación, se enteran de que él es un artífice y que permanece en la zona sólo por que es fácil para él obtener materiales para sus artefactos (ya que no está en capacidad de irse a un lugar donde pueda obtener mejores) y el aparato que estaba con él es un teletransportador, esto último realmente los impresiona, ya que la teletransportación siempre ha sido difícil de lograr (sólo un verdadero maestro artífice podría crear un aparato así, y en el caso de Venser por ser autodidacta es impresionante), sino que además hacerlo tan cerca de la grieta que interfiere con el 'caminar'.
 
De vuelta en el lugar donde dejaron el artefacto, Teferi lo repara con su magia (sin interferir en el diseño, a pesar de que ya ha detectado algunas mejoras al mismo) y le piden a Venser que lo active sólo para verlo funcionar, que no importa lo que pase, Teferi lo encontrará y 'caminará' a su laboratorio a salvo. Al activarlo, se genera una distorsión temporal de donde sale un dragón gigantesco y la ruptura se desestabiliza. Teferi reconoce que no es culpa de Venser ni del artefacto (que aunque Venser lo desactiva y remueve las piedras de poder no detiene la tormenta), sino su propia presencia lo que está interfiriendo y cree conocer el método para ponerlos a salvo y 'camina' hacia la fisura.