Desde que me regalaron este juego estoy fascinado con él. Debo reconocer que la primera vez que lo probé (un par de meses antes de tenerlo) quedé medio abrumado por la cantidad de opciones y su alto requerimiento horario, lo catalogué como “juego complicado” y seguí con mi vida. Bueno, el problema fue que en esa oportunidad no me lo esperaba, y mi actitud era la “de pasar el rato con amigos” (igual, aún en esa sesión pude reconocer su inmenso potencial). Lo que este juego en realidad necesita es un poco de interés, motivación y paciencia. Si le ofrecés eso, te devuelve el favor con creces. Hoy puedo decir sin temor a equivocarme que es el mejor juego de mesa que jugué jamás. Y claro, estoy súper enviciado.

Al punto de ofrecerles este artículo.
 

¿DE QUÉ VA?
 
The Mage Knight Board Game está ubicado en el ficticio Atlantean Empire, una tierra amplia y diversa con muchas ubicaciones por explorar y enemigos por enfrentar. Nuestro objetivo en este juego es ir ganando fama para cumplir con los designios del misterioso Void Council. Nuestras misiones más épicas incluirán derrotar ciudades enteras llenas de poderosos adversarios. El juego nos permite realizar esto de muy variadas maneras, lo que le da a cada partida un valor agregado muy alto que pocos boardgames alcanzan. Además podemos hacerlo solos o acompañados por hasta tres compañeros, en donde cada uno adoptará el manto de uno de los Mage Knight del juego, que están coquetamente representados por miniaturas pintadas que, sin ser experto en el tema, me parecen de alta calidad.
 
Este juego de mesa está diseñado por el checo Vlaada Chvatil (¡salud!), que es una garantía de buen fútbol en este medio de entretenimiento. Olvidate de un Rosewater, este pibe es una tormenta de facha, haciendo juegos increíblemente profundos, originales y aparentemente complejos. Al principio el jugador puede sentirse abrumado por la cantidad de opciones y elementos de juego, pero es sólo hasta que, a través de ir jugando, se da cuenta de cómo todas las piezas del rompecabezas van cayendo en su lugar. Ojo, no es para tu hermanita de 10 años tampoco, este juego es para los jugadores hard-cores, los exquisitos que busquen un nivel de estrategia y desafío importantes.

 
En pocas palabras estamos frente a un juego de exploración y conquista, que mezcla desarrollo de personajes, intriga, acción y hasta decisiones morales (el juego nos permite en caso de visitar un monasterio, jugarla de galán o directamente prenderlo fuego, para citarles un ejemplo).
 
La página oficial del juego es la siguiente: http://wizkidsgames.com/mageknight, y sí, muchachos, hace falta saber inglés. No un alto nivel de inglés, (sobre todo si alguien te enseña a jugar), pero si algunas cosas básicas.
 
ESTOY INTRIGADO, ¡DECIME MÁS!
 
El juego se divide en fases y turnos. Las fases se componen de varios turnos, y se alternan conceptualmente como “día” y “noche”. Esto no es sólo un flavor temático sino, como prácticamente todo en este juego, un componente táctico a tener en cuenta, ya que varias condiciones del tablero cambiarán dependiendo que estemos de día o noche (siendo como imaginarán, bastante más difícil de noche). En los turnos, por otro lado, cada jugador puede jugar cartas en su área de juego para que su Mage Knight realice las acciones que le ordenemos, que pueden ir desde moverse a interactuar con los habitantes de un poblado pasando, por supuesto, por atacar.
 
Al comienzo contaremos con un mazo que será igual al de nuestros compañeros excepto por la carta especial de personaje, que refleja un poco la personalidad del mismo. Tenemos cuatro para elegir, todos interesantes. Luego tenemos sus fichas de status y habilidades, que determinan la resistencia al daño y capacidad de cartas en mano, que van a ir variando mientras vayamos ganando fama. Al inicio del juego cada jugador roba 5 cartas y empieza a jugar con eso. Un aspecto brillante del diseño de esta mecánica de las cartas como recursos de distinta índole, es que podemos jugar cualquiera de ellas (menos heridas, luego les explico), girada, para dar un punto a lo que queramos. Les doy un ejemplo: necesitamos movimiento 3, pero tengo una carta que da 2, y el resto de mis cartas son de ataque, bueno, puedo jugar una carta de ataque girada, declarando que la uso como punto de movimiento. Súper versátil y útil, sobre todo para no estar en bolas si las cosas no salen como esperamos.
 
Como vimos, las acciones se realizan mediante la utilización de cartas, y éstas representan distintas habilidades que posee nuestro personaje tales como movimiento, bloqueo, ataque, influencia, sanación, etc, y mientras avancemos en la partida, iremos obteniendo de diversas maneras nuevas y más poderosas cartas que incluirán hechizos, habilidades avanzadas y artefactos.
 
Las unidades merecen especial mención, ya que también en este juego podremos conseguir un ejército para que nos ayude. Usando influencia, podremos obtener cartas de unidades en poblados, castillos y oros lugares, que son personajes aliados que podremos utilizar para diversos beneficios. Para los magiqueros: imagínenlos onda planeswalkers de distinto nivel.
 
Las cartas tienen un efecto básico y uno más poderoso, que involucra la utilización de mana. Por ejemplo, el efecto de una carta estipula Mover 2 o pagar un mana azul: Mover 4.
 
Bueno, pero esto no es Magic, ¿De dónde diablos voy a sacar el mana para hacer más grosas mis cartas? Por suerte contamos con (leer con el tono de vos de la Pitonisa de la peli de Matrix) “the source”. Esta fuente se compone de dados de colores y símbolos especiales que representan distintos tipos de mana. Tenemos los rojos (asociados al ataque, fuego), los blancos (asociados a la influencia), los verdes (a la sanación), y los azules (defensa, hielo). Incluso tenemos mana dorado y negro. El dorado puede utilizarse como de cualquier color básico durante el día (pero no sirve de noche) y el negro sólo puede utilizarse de noche (pero potencia los hechizos más poderosos del juego). Cada comienzo de fase, se tiran los dados para que aleatoriamente se establezca la fuente que se utilizará hasta que finalice. La cosa se pone más interesante a medida que los utilizamos, ya que cada vez que utilizamos (y sólo podemos usar uno por turno, a menos que alguna carta especifique lo contrario) debemos tirarlo y retornarlo a la fuente.
 
El mana puede usarse también como tokens (como si los dados fueran las tierras en Magic y los tokens el mana que te daría un Dark Ritual, por ejemplo). Y hasta podemos acumular mana en nuestro inventario para turnos explosivos, como a veces sucede en Dominion.
 
El tablero de juego se va formando conforme exploremos sus límites (los veteranos de los videojuegos conocen esta mecánica de cuándo utilizábamos la famosa frase “dame pantalla” en el Double Dragon) y como en Catán, las piezas son interconectables. Pero lo interesante es que cada pieza está dividida a su vez en casilleros, y esos casilleros incluyen los diferentes tipos de terrenos, estructuras y enemigos que harán de cada revelación todo un evento.

 
Es difícil perder, pero si nos lastiman mucho en los combates podemos pasarla mal, ya que los daños recibidos se traducen en cartas de daño que van a parar a nuestra mano, condicionando las cosas que podemos hacer cada turno. Si bien hay varias formas de descartarlas o curarse, involucra toda una estrategia el encontrar la mejor manera, por suerte nuestro personaje, como si de un juego de rol se tratara, va ir haciéndose más fuerte a medida que obtenga fama. Y hablando de fama, matar monstruos (entre oras cosas) nos la va a dar, junto con bonus de reputación. Si tenemos buena reputación el juego se nos puede hacer un poco más fácil, porque podremos obtener baratas las mejores unidades.
 
Uno de los aspectos más ricos del juego es su inmersión (como ya habrán intuido por todo lo que les estuve comentando), cada enfrentamiento es un mini acontecimiento en si mismo, donde debemos resolver prácticamente un acertijo. Muchas veces la jugada correcta depende de no menos de cinco o seis variables a considerar ¿Qué voy a robar después? ¿Puedo curarme fácilmente? ¿el premio amerita el riesgo? ¿Cuánto falta para que termine la ronda? ¿Cómo puedo optimizar los recursos disponibles?, etc. Muchas de las decisiones que tomemos tienen un beneficio y un costo, encontrar el equilibrio es muy desafiante.
 
No voy a entrar en todas las sutilezas que tiene Mage Knight, pero puedo mencionarles que además existen cartas de tácticas que se pueden elegir al comienzo de cada día y noche que además sirven para determinar quién juega primero, que el diseño gráfico del juego está de lujo, que las ciudades son miniaturas onda Heroclix, que los enemigos a veces están ocultos, que podés enfrentarte a tus amigos y la infinidad de nuevas habilidades que podés obtener al levelear. Una fiesta.
 
A TENER EN CUENTA
 
Olvídense de jugar este juego para pasar el rato. Estamos hablando de campañas de unas tres horas de juego. Y valen cada minuto, ya que no tiene bajones y por el contrario, se va poniendo gradualmente más copado a medida que vamos avanzando. Es una nueva y asombrosa aventura cada vez que preparamos un escenario. Cuando terminás un partido te da la real sensación de haber logrado algo épico. Sobre todo cuando repasás tu puntuación final y recordás cómo lograste todas tus hazañas (tus conquistas se marcan simbólicamente en el tablero con un escudito). Pero hay algo más: te deja con la sensación de que pudiste haberlo hecho mejor, y si a eso le sumás que en cada partido sólo se tiene acceso a tan sólo una parte limitada de los hechizos y demás elementos de juego, es casi inevitable querer volver por más.
 
Para las primeras partidas, les recomiendo ser cautelosos (pero tampoco hay que estar obsesionado por no recibir daño, va a ocurrir, y un poco hasta viene bien a veces) y tratar de dejarse llevar por las cartas que le vayan tocando.

 
PUNTUACION FINAL: 9.50
 
(no le pongo 10 simplemente porque al ser un toque largo y complejo, limita la disponibilidad de tiempo y amigos para jugarlo)
 
Los dejo con un link de algo que me fue muy útil: un walktrough en video de Mage Knight. Es particularmente útil para entender la figura del “Dummy player”.

Enjoy:
{youtube}268O9ye4P3c{/youtube}

{fcomment}