Este fin de semana, en el Grand Prix Kansas City se pudo ver una de las finales más anormales de la historia de los Grand Prix. El ganador del evento, Seth Manfield tenia ya todas las herramientas para jugar el combo pero su oponente Joe Hemmann tenía la respuesta con lo cual podía detener. Lo extraño fue que Hemmann al ver la mesa, simplemente concedió el juego para darse cuenta un segundo despues que podía detenerlo descartando una Faerie Macabre. Sin duda, uno de los finales más extraños que se pudan recordar.

Pueden ver la cobertura completa del evento en MTG.com
{fcomment}